Mr. 9:12 KJV (With Strong’s)

+
12
*
ho (Greek #3588)
the definite article; the (sometimes to be supplied, at others omitted, in English idiom)
KJV usage: the, this, that, one, he, she, it, etc.
Pronounce: ho
Origin: ἡ (hay), and the neuter τό (to) in all their inflections
And
de (Greek #1161)
but, and, etc.
KJV usage: also, and, but, moreover, now (often unexpressed in English).
Pronounce: deh
Origin: a primary particle (adversative or continuative)
he answered
apokrinomai (Greek #611)
to conclude for oneself, i.e. (by implication) to respond; by Hebraism (compare 06030) to begin to speak (where an address is expected)
KJV usage: answer.
Pronounce: ap-ok-ree'-nom-ahee
Origin: from 575 and κρίνω
and told
epo (Greek #2036)
to speak or say (by word or writing)
KJV usage: answer, bid, bring word, call, command, grant, say (on), speak, tell. Compare 3004.
Pronounce: ep'-o
Origin: a primary verb (used only in the definite past tense, the others being borrowed from 2046, 4483, and 5346)
them
autos (Greek #846)
the reflexive pronoun self, used (alone or in the comparative 1438) of the third person , and (with the proper personal pronoun) of the other persons
KJV usage: her, it(-self), one, the other, (mine) own, said, (self-), the) same, ((him-, my-, thy- )self, (your-)selves, she, that, their(-s), them(-selves), there(-at, - by, -in, -into, -of, -on, -with), they, (these) things, this (man), those, together, very, which. Compare 848.
Pronounce: ow-tos'
Origin: from the particle αὖ (perhaps akin to the base of 109 through the idea of a baffling wind) (backward)
, Elias
Helias (Greek #2243)
Helias (i.e. Elijah), an Israelite
KJV usage: Elias.
Pronounce: hay-lee'-as
Origin: of Hebrew origin (0452)
verily
men (Greek #3303)
properly, indicative of affirmation or concession (in fact); usually followed by a contrasted clause with 1161 (this one, the former, etc.)
KJV usage: even, indeed, so, some, truly, verily. Often compounded with other particles in an intensive or asseverative sense.
Pronounce: men
Origin: a primary particle
cometh
erchomai (Greek #2064)
middle voice of a primary verb (used only in the present and imperfect tenses, the others being supplied by a kindred (middle voice) ἐλεύθομαι (el-yoo'-thom-ahee), or (active) ἔλθω (el'-tho), which do not otherwise occur) to come or go (in a great variety of applications, literally and figuratively)
KJV usage: accompany, appear, bring, come, enter, fall out, go, grow, X light, X next, pass, resort, be set.
Pronounce: er'-khom-ahee
first
proton (Greek #4412)
firstly (in time, place, order, or importance)
KJV usage: before, at the beginning, chiefly (at, at the) first (of all).
Pronounce: pro'-ton
Origin: neuter of 4413 as adverb (with or without 3588)
, and restoreth
apokathistemi (Greek #600)
to reconstitute (in health, home or organization)
KJV usage: restore (again).
Pronounce: ap-ok-ath-is'-tay-mee
Origin: from 575 and 2525
all things
pas (Greek #3956)
apparently a primary word; all, any, every, the whole
KJV usage: all (manner of, means), alway(-s), any (one), X daily, + ever, every (one, way), as many as, + no(-thing), X thoroughly, whatsoever, whole, whosoever.
Pronounce: pas
Origin: including all the forms of declension
; and
kai (Greek #2532)
and, also, even, so then, too, etc.; often used in connection (or composition) with other particles or small words
KJV usage: and, also, both, but, even, for, if, or, so, that, then, therefore, when, yet.
Pronounce: kahee
Origin: apparently, a primary particle, having a copulative and sometimes also a cumulative force
how
pos (Greek #4459)
an interrogative particle of manner; in what way? (sometimes the question is indirect, how?); also as exclamation, how much!
KJV usage: how, after (by) what manner (means), that. (Occasionally unexpressed in English).
Pronounce: poce
Origin: adverb from the base of 4226
it is written
grapho (Greek #1125)
to "grave", especially to write; figuratively, to describe
KJV usage: describe, write(-ing, -ten).
Pronounce: graf'-o
Origin: a primary verb
z of
epi (Greek #1909)
properly, meaning superimposition (of time, place, order, etc.), as a relation of distribution (with the genitive case), i.e. over, upon, etc.; of rest (with the dative case) at, on, etc.; of direction (with the accusative case) towards, upon, etc.
KJV usage: about (the times), above, after, against, among, as long as (touching), at, beside, X have charge of, (be-, (where-))fore, in (a place, as much as, the time of, -to), (because) of, (up-)on (behalf of), over, (by, for) the space of, through(-out), (un-)to(-ward), with. In compounds it retains essentially the same import, at, upon, etc. (literally or figuratively).
Pronounce: ep-ee'
Origin: a primary preposition
the Son
ho (Greek #3588)
the definite article; the (sometimes to be supplied, at others omitted, in English idiom)
KJV usage: the, this, that, one, he, she, it, etc.
Pronounce: ho
Origin: ἡ (hay), and the neuter τό (to) in all their inflections
huios (Greek #5207)
a "son" (sometimes of animals), used very widely of immediate, remote or figuratively, kinship
KJV usage: child, foal, son.
Pronounce: hwee-os'
Origin: apparently a primary word
of man
ho (Greek #3588)
the definite article; the (sometimes to be supplied, at others omitted, in English idiom)
KJV usage: the, this, that, one, he, she, it, etc.
Pronounce: ho
Origin: ἡ (hay), and the neuter τό (to) in all their inflections
anthropos (Greek #444)
man-faced, i.e. a human being
KJV usage: certain, man.
Pronounce: anth'-ro-pos
Origin: from 435 and ὤψ (the countenance; from 3700)
, that
hina (Greek #2443)
in order that (denoting the purpose or the result)
KJV usage: albeit, because, to the intent (that), lest, so as, (so) that, (for) to. Compare 3363.
Pronounce: hin'-ah
Origin: probably from the same as the former part of 1438 (through the demonstrative idea; compare 3588)
he must suffer
pascho (Greek #3958)
to experience a sensation or impression (usually painful)
KJV usage: feel, passion, suffer, vex.
Pronounce: pas'-kho
Origin: πάθω (path'-o), and πένθω (pen'-tho), used only in certain tenses for it apparently a primary verb
many things
polus (Greek #4183)
(singular) much (in any respect) or (plural) many; neuter (singular) as adverbial, largely; neuter (plural) as adverb or noun often, mostly, largely
KJV usage: abundant, + altogether, common, + far (passed, spent), (+ be of a) great (age, deal, -ly, while), long, many, much, oft(-en (-times)), plenteous, sore, straitly. Compare 4118, 4119.
Pronounce: pol-oos'
Origin: including the forms from the alternate πολλός
, and
kai (Greek #2532)
and, also, even, so then, too, etc.; often used in connection (or composition) with other particles or small words
KJV usage: and, also, both, but, even, for, if, or, so, that, then, therefore, when, yet.
Pronounce: kahee
Origin: apparently, a primary particle, having a copulative and sometimes also a cumulative force
bea set at nought
exoudenoo (Greek #1847)
to make utterly nothing of, i.e. despise
KJV usage: set at nought. See also 1848.
Pronounce: ex-oo-den-o'-o
Origin: from 1537 and a derivative of the neuter of 3762
.

More on:

+

Cross References

+

Ministry on This Verse

+
restoreth.
Mr. 1:2‑8• 2Como está escrito en Isaías el profeta: He aquí yo envío á mi mensajero delante de tu faz, Que apareje tu camino delante de ti.
3Voz del que clama en el desierto: Aparejad el camino del Señor; Enderezad sus veredas.
4Bautizaba Juan en el desierto, y predicaba el bautismo del arrepentimiento para remisión de pecados.
5Y salía á él toda la provincia de Judea, y los de Jerusalem; y eran todos, bautizados por él en el río de Jordán, confesando sus pecados.
6Y Juan andaba vestido de pelos de camello, y con un cinto de cuero alrededor de sus lomos; y comía langostas y miel silvestre.
7Y predicaba, diciendo: Viene tras mí el que es más poderoso que yo, al cual no soy digno de desatar encorvado la correa de sus zapatos.
8Yo á la verdad os he bautizado con agua; mas él os bautizará con Espíritu Santo.
(Mr. 1:2‑8)
;
Is. 40:3‑5• 3Voz que clama en el desierto: Barred camino á Jehová: enderezad calzada en la soledad á nuestro Dios.
4Todo valle sea alzado, y bájese todo monte y collado; y lo torcido se enderece, y lo áspero se allane.
5Y manifestaráse la gloria de Jehová, y toda carne juntamente la verá; que la boca de Jehová habló.
(Is. 40:3‑5)
;
Mal. 4:6• 6El convertirá el corazón de los padres á los hijos, y el corazón de los hijos á los padres: no sea que yo venga, y con destrucción hiera la tierra. (Mal. 4:6)
;
Mt. 3:1‑12• 1Y en aquellos días vino Juan el Bautista predicando en el desierto de Judea,
2Y diciendo: Arrepentíos, que el reino de los cielos se ha acercado.
3Porque éste es aquel del cual fué dicho por el profeta Isaías, que dijo: Voz de uno que clama en el desierto: Aparejad el camino del Señor, Enderezad sus veredas.
4Y tenía Juan su vestido de pelos de camellos, y una cinta de cuero alrededor de sus lomos; y su comida era langostas y miel silvestre.
5Entonces salía á él Jerusalem, y toda Judea, y toda la provincia de alrededor del Jordán;
6Y eran bautizados de él en el Jordán, confesando sus pecados.
7Y viendo él muchos de los Fariseos y de los Saduceos, que venían á su bautismo, decíales: Generación de víboras, ¿quién os ha enseñado á huir de la ira que vendrá?
8Haced pues frutos dignos de arrepentimiento,
9Y no penséis decir dentro de vosotros: á Abraham tenemos por padre: porque yo os digo, que puede Dios despertar hijos á Abraham aun de estas piedras.
10Ahora, ya también la segur está puesta á la raíz de los árboles; y todo árbol que no hace buen fruto, es cortado y echado en el fuego.
11Yo á la verdad os bautizo en agua para arrepentimiento; mas el que viene tras mí, más poderoso es que yo; los zapatos del cual yo no soy digno de llevar; él os bautizará en Espíritu Santo y en fuego
12Su aventador en su mano está, y aventará su era: y allegará su trigo en el alfolí, y quemará la paja en fuego que nunca se apagará.
(Mt. 3:1‑12)
;
Mt. 11:2‑18• 2Y oyendo Juan en la prisión los hechos de Cristo, le envió dos de sus discípulos,
3Diciendo: ¿Eres tú aquél que había de venir, ó esperaremos á otro?
4Y respondiendo Jesús, les dijo: Id, y haced saber á Juan las cosas que oís y veis:
5Los ciegos ven, y los cojos andan; los leprosos son limpiados, y los sordos oyen; los muertos son resucitados, y á los pobres es anunciado el evangelio.
6Y bienaventurado es el que no fuere escandalizado en mí.
7E idos ellos, comenzó Jesús á decir de Juan á las gentes: ¿Qué salisteis á ver al desierto? ¿una caña que es meneada del viento?
8Mas ¿qué salisteis á ver? ¿un hombre cubierto de delicados vestidos? He aquí, los que traen vestidos delicados, en las casas de los reyes están.
9Mas ¿qué salisteis á ver? ¿un profeta? También os digo, y más que profeta.
10Porque éste es de quien está escrito: He aquí, yo envío mi mensajero delante de tu faz, Que aparejará tu camino delante de ti.
11De cierto os digo, que no se levantó entre los que nacen de mujeres otro mayor que Juan el Bautista; mas el que es muy más pequeño en el reino de los cielos, mayor es que él.
12Desde los días de Juan el Bautista hasta ahora, al reino de los cielos se hace fuerza, y los valientes lo arrebatan.
13Porque todos los profetas y la ley hasta Juan profetizaron.
14Y si queréis recibir, él es aquel Elías que había de venir.
15El que tiene oídos para oir, oiga.
16Mas ¿á quién compararé esta generación? Es semejante á los muchachos que se sientan en las plazas, y dan voces á sus compañeros,
17Y dicen: Os tañimos flauta, y no bailasteis; os endechamos, y no lamentasteis.
18Porque vino Juan, que ni comía ni bebía, y dicen: Demonio tiene.
(Mt. 11:2‑18)
;
Lc. 1:16‑17,76• 16Y á muchos de los hijos de Israel convertirá al Señor Dios de ellos.
17Porque él irá delante de él con el espíritu y virtud de Elías, para convertir los corazones de los padres á los hijos, y los rebeldes á la prudencia de los justos, para aparejar al Señor un pueblo apercibido.
76Y tú, niño, profeta del Altísimo serás llamado; Porque irás ante la faz del Señor, para aparejar sus caminos;
(Lc. 1:16‑17,76)
;
Lc. 3:2‑6• 2Siendo sumos sacerdotes Anás y Caifás, vino palabra del Señor sobre Juan, hijo de Zacarías, en el desierto.
3Y él vino por toda la tierra al rededor del Jordán predicando el bautismo del arrepentimiento para la remisión de pecados;
4Como está escrito en el libro de las palabras del profeta Isaías que dice: Voz del que clama en el desierto: Aparejad el camino del Señor, Haced derechas sus sendas.
5Todo valle se henchirá, Y bajaráse todo monte y collado; Y los caminos torcidos serán enderezados, Y los caminos ásperos allanados;
6Y verá toda carne la salvación de Dios.
(Lc. 3:2‑6)
;
Jn. 1:6‑36• 6Fué un hombre enviado de Dios, el cual se llamaba Juan.
7Este vino por testimonio, para que diese testimonio de la luz, para que todos creyesen por él.
8No era él la luz, sino para que diese testimonio de la luz.
9Aquel era la luz verdadera, que alumbra á todo hombre que viene á este mundo.
10En el mundo estaba, y el mundo fué hecho por él; y el mundo no le conoció.
11A lo suyo vino, y los suyos no le recibieron.
12Mas á todos los que le recibieron, dióles potestad de ser hechos hijos de Dios, á los que creen en su nombre:
13Los cuales no son engendrados de sangre, ni de voluntad de carne, ni de voluntad de varón, mas de Dios.
14Y aquel Verbo fué hecho carne, y habitó entre nosotros (y vimos su gloria, gloria como del unigénito del Padre), lleno de gracia y de verdad.
15Juan dió testimonio de él, y clamó diciendo: Este es del que yo decía: El que viene tras mí, es antes de mí: porque es primero que yo.
16Porque de su plenitud tomamos todos, y gracia por gracia.
17Porque la ley por Moisés fué dada: mas la gracia y la verdad por Jesucristo fué hecha.
18A Dios nadie le vió jamás: el unigénito Hijo, que está en el seno del Padre, él le declaró.
19Y éste es el testimonio de Juan, cuando los Judíos enviaron de Jerusalem sacerdotes y Levitas, que le preguntasen: ¿Tú, quién eres?
20Y confesó, y no negó; mas declaró: No soy yo el Cristo.
21Y le preguntaron: ¿Qué pues? ¿Eres tú Elías? Dijo: No soy. ¿Eres tú el profeta? Y respondió: No.
22Dijéronle: ¿Pues quién eres? para que demos respuesta á los que nos enviaron. ¿ Qué dices de ti mismo?
23Dijo: Yo soy la voz del que clama en el desierto: Enderezad el camino del Señor, como dijo Isaías profeta.
24Y los que habían sido enviados eran de los Fariseos.
25Y preguntáronle, y dijéronle: ¿Por qué pues bautizas, si tú no eres el Cristo, ni Elías, ni el profeta?
26Y Juan les respondió, diciendo: Yo bautizo con agua; mas en medio de vosotros ha estado á quien vosotros no conocéis.
27Este es el que ha de venir tras mí, el cual es antes de mí: del cual yo no soy digno de desatar la correa del zapato.
28Estas cosas acontecieron en Betábara, de la otra parte del Jordán, donde Juan bautizaba.
29El siguiente día ve Juan á Jesús que venía á él, y dice: He aquí el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo.
30Este es del que dije: Tras mí viene un varón, el cual es antes de mí: porque era primero que yo.
31Y yo no le conocía; más para que fuese manifestado á Israel, por eso vine yo bautizando con agua.
32Y Juan dió testimonio, diciendo: Vi al Espíritu que descendía del cielo como paloma, y reposó sobre él.
33Y yo no le conocía; mas el que me envió á bautizar con agua, aquél me dijo: Sobre quien vieres descender el Espíritu, y que reposa sobre él, éste es el que bautiza con Espíritu Santo.
34Y yo le vi, y he dado testimonio que éste es el Hijo de Dios.
35El siguiente día otra vez estaba Juan, y dos de sus discípulos.
36Y mirando á Jesús que andaba por allí, dijo: He aquí el Cordero de Dios.
(Jn. 1:6‑36)
;
Jn. 3:27‑30• 27Respondió Juan, y dijo: No puede el hombre recibir algo, si no le fuere dado del cielo.
28Vosotros mismos me sois testigos que dije: Yo no soy el Cristo, sino que soy enviado delante de él.
29El que tiene la esposa, es el esposo; mas el amigo del esposo, que está en pie y le oye, se goza grandemente de la voz del esposo; así pues, este mi gozo es cumplido.
30A él conviene crecer, mas á mí menguar.
(Jn. 3:27‑30)
he must.
Sal. 22:1‑31• 1Al Músico principal, sobre Ajeleth-sahar Salmo de David. Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has dejado? ¿Por qué estás lejos de mi salud, y de las palabras de mi clamor?
2Dios mío, clamo de día, y no oyes; Y de noche, y no hay para mí silencio.
3Tú empero eres santo, Tú que habitas entre las alabanzas de Israel.
4En ti esperaron nuestros padres: Esperaron, y tú los libraste.
5Clamaron á ti, y fueron librados: Esperaron en ti, y no se avergonzaron.
6Mas yo soy gusano, y no hombre; Oprobio de los hombres, y desecho del pueblo.
7Todos los que me ven, escarnecen de mí; Estiran los labios, menean la cabeza, diciendo:
8Remítese á Jehová, líbrelo; Sálvele, puesto que en él se complacía.
9Empero tú eres el que me sacó del vientre, El que me haces esperar desde que estaba á los pechos de mi madre.
10Sobre ti fuí echado desde la matriz: Desde el vientre de mi madre, tú eres mi Dios.
11No te alejes de mí, porque la angustia está cerca; Porque no hay quien ayude.
12Hanme rodeado muchos toros; Fuertes toros de Basán me han cercado.
13Abrieron sobre mí su boca, Como león rapante y rugiente.
14Heme escurrido como aguas, Y todos mis huesos se descoyuntaron: Mi corazón fué como cera, Desliéndose en medio de mis entrañas.
15Secóse como un tiesto mi vigor, Y mi lengua se pegó á mi paladar; Y me has puesto en el polvo de la muerte.
16Porque perros me han rodeado, Hame cercado cuadrilla de malignos: Horadaron mis manos y mis pies.
17Contar puedo todos mis huesos; Ellos miran, considéranme.
18Partieron entre sí mis vestidos, Y sobre mi ropa echaron suertes.
19Mas tú, Jehová, no te alejes; Fortaleza mía, apresúrate para mi ayuda.
20Libra de la espada mi alma; Del poder del perro mi única.
21Sálvame de la boca del león, Y óyeme librándome de los cuernos de los unicornios.
22Anunciaré tu nombre á mis hermanos: En medio de la congregación te alabaré.
23Los que teméis á Jehová, alabadle; Glorificadle, simiente toda de Jacob; Y temed de él, vosotros, simiente toda de Israel.
24Porque no menospreció ni abominó la aflicción del pobre, Ni de él escondió su rostro; Sino que cuando clamó á él, oyóle.
25De ti será mi alabanza en la grande congregación; Mis votos pagaré delante de los que le temen.
26Comerán los pobres, y serán saciados: Alabarán á Jehová los que le buscan: Vivirá vuestro corazón para siempre.
27Acordarse han, y volveránse á Jehová todos los términos de la tierra; Y se humillarán delante de ti todas las familias de las gentes.
28Porque de Jehová es el reino; Y él se enseñoreará de las gentes.
29Comerán y adorarán todos los poderosos de la tierra: Postraránse delante de él todos los que descienden al polvo, Si bien ninguno puede conservar la vida á su propia alma.
30La posteridad le servirá; Será ella contada por una generación de Jehová.
31Vendrán, y anunciarán al pueblo que naciere, Su justicia que él hizo.
(Sal. 22:1‑31)
;
Sal. 69:1‑36• 1Al Músico principal: sobre Sosannim: Salmo de David. Sálvame, oh Dios, Porque las aguas han entrado hasta el alma.
2Estoy hundido en cieno profundo, donde no hay pie: He venido á abismos de aguas, y la corriente me ha anegado.
3Cansado estoy de llamar; mi garganta se ha enronquecido; Han desfallecido mis ojos esperando á mi Dios.
4Hanse aumentado más que los cabellos de mi cabeza los que me aborrecen sin causa; Hanse fortalecido mis enemigos, los que me destruyen sin por qué: He venido pues á pagar lo que no he tomado.
5Dios, tú sabes mi locura; Y mis delitos no te son ocultos.
6No sean avergonzados por mi causa los que te esperan, oh Señor Jehová de los ejércitos; No sean confusos por mí los que te buscan, oh Dios de Israel.
7Porque por amor de ti he sufrido afrenta; Confusión ha cubierto mi rostro.
8He sido extrañado de mis hermanos, Y extraño á los hijos de mi madre.
9Porque me consumió el celo de tu casa; Y los denuestos de los que te vituperaban, cayeron sobre mí.
10Y lloré afligiendo con ayuno mi alma; Y esto me ha sido por afrenta.
11Puse además saco por mi vestido; Y vine á serles por proverbio.
12Hablaban contra mí los que se sentaban á la puerta, Y me zaherían en las canciones de los bebederos de sidra.
13Empero yo enderezaba mi oración á ti, oh Jehová, al tiempo de tu buena voluntad: Oh Dios, por la multitud de tu misericordia, Por la verdad de tu salud, óyeme.
14Sácame del lodo, y no sea yo sumergido: Sea yo libertado de los que me aborrecen, y del profundo de las aguas.
15No me anegue el ímpetu de las aguas, Ni me suerba la hondura, Ni el pozo cierre sobre mí su boca.
16Oyeme, Jehová, porque apacible es tu misericordia; Mírame conforme á la multitud de tus miseraciones.
17Y no escondas tu rostro de tu siervo; Porque estoy angustiado; apresúrate, óyeme.
18Acércate á mi alma, redímela: Líbrame á causa de mis enemigos.
19Tú sabes mi afrenta, y mi confusión, y mi oprobio: Delante de ti están todos mis enemigos.
20La afrenta ha quebrantado mi corazón, y estoy acongojado: Y esperé quien se compadeciese de mí, y no lo hubo: Y consoladores, y ninguno hallé.
21Pusiéronme además hiel por comida, Y en mi sed me dieron á beber vinagre.
22Sea su mesa delante de ellos por lazo, Y lo que es para bien por tropiezo.
23Sean oscurecidos sus ojos para ver, Y haz siempre titubear sus lomos.
24Derrama sobre ellos tu ira, Y el furor de tu enojo los alcance.
25Sea su palacio asolado: En sus tiendas no haya morador.
26Porque persiguieron al que tú heriste; Y cuentan del dolor de los que tú llagaste.
27Pon maldad sobre su maldad, Y no entren en tu justicia.
28Sean raídos del libro de los vivientes, Y no sean escritos con los justos.
29Y yo afligido y dolorido, Tu salud, oh Dios, me defenderá.
30Alabaré yo el nombre de Dios con cántico, Ensalzarélo con alabanza.
31Y agradará á Jehová más que sacrificio de buey, O becerro que echa cuernos y uñas.
32Veránlo los humildes, y se gozarán; Buscad á Dios, y vivirá vuestro corazón.
33Porque Jehová oye á los menesterosos, Y no menosprecia á sus prisioneros.
34Alábenlo los cielos y la tierra, Los mares, y todo lo que se mueve en ellos.
35Porque Dios guardará á Sión, y reedificará las ciudades de Judá; Y habitarán allí, y la poseerán.
36Y la simiente de sus siervos la heredará, Y los que aman su nombre habitarán en ella.
(Sal. 69:1‑36)
;
Is. 53:1‑12• 1¿Quién ha creído á nuestro anuncio? ¿y sobre quién se ha manifestado el brazo de Jehová?
2Y subirá cual renuevo delante de él, y como raíz de tierra seca: no hay parecer en él, ni hermosura: verlo hemos, mas sin atractivo para que le deseemos.
3Despreciado y desechado entre los hombres, varón de dolores, experimentado en quebranto: y como que escondimos de él el rostro, fué menospreciado, y no lo estimamos.
4Ciertamente llevó él nuestras enfermedades, y sufrió nuestros dolores; y nosotros le tuvimos por azotado, por herido de Dios y abatido.
5Mas él herido fué por nuestras rebeliones, molido por nuestros pecados: el castigo de nuestra paz sobre él; y por su llaga fuimos nosotros curados.
6Todos nosotros nos descarriamos como ovejas, cada cual se apartó por su camino: mas Jehová cargó en él el pecado de todos nosotros.
7Angustiado él, y afligido, no abrió su boca: como cordero fué llevado al matadero; y como oveja delante de sus trasquiladores, enmudeció, y no abrió su boca.
8De la cárcel y del juicio fué quitado; y su generación ¿quién la contará? Porque cortado fué de la tierra de los vivientes; por la rebelión de mi pueblo fué herido.
9Y dipúsose con los impíos su sepultura, mas con los ricos fué en su muerte; porque nunca hizo él maldad, ni hubo engaño en su boca.
10Con todo eso Jehová quiso quebrantarlo, sujetándole á padecimiento. Cuando hubiere puesto su vida en expiación por el pecado, verá linaje, vivirá por largos días, y la voluntad de Jehová será en su mano prosperada.
11Del trabajo de su alma verá y será saciado; con su conocimiento justificará mi siervo justo á muchos, y él llevará las iniquidades de ellos.
12Por tanto yo le daré parte con los grandes, y con los fuertes repartirá despojos; por cuanto derramó su vida hasta la muerte, y fué contado con los perversos, habiendo él llevado el pecado de muchos y orado por los transgresores.
(Is. 53:1‑12)
;
Dn. 9:24‑26• 24Setenta semanas están determinadas sobre tu pueblo y sobre tu santa ciudad, para acabar la prevaricación, y concluir el pecado, y expiar la iniquidad; y para traer la justicia de los siglos, y sellar la visión y la profecía, y ungir al Santo de los santos.
25Sepas pues y entiendas, que desde la salida de la palabra para restaurar y edificar á Jerusalem hasta el Mesías Príncipe, habrá siete semanas, y sesenta y dos semanas; tornaráse á edificar la plaza y el muro en tiempos angustiosos.
26Y después de las sesenta y dos semanas se quitará la vida al Mesías, y no por sí: y el pueblo de un príncipe que ha de venir, destruirá á la ciudad y el santuario; con inundación será el fin de ella, y hasta el fin de la guerra será talada con asolamientos.
(Dn. 9:24‑26)
;
Zac. 13:7• 7Levántate, oh espada, sobre el pastor, y sobre el hombre compañero mío, dice Jehová de los ejércitos. Hiere al pastor, y se derramarán las ovejas: mas tornaré mi mano sobre los chiquitos. (Zac. 13:7)
set.
Sal. 22:6‑7• 6Mas yo soy gusano, y no hombre; Oprobio de los hombres, y desecho del pueblo.
7Todos los que me ven, escarnecen de mí; Estiran los labios, menean la cabeza, diciendo:
(Sal. 22:6‑7)
;
Sal. 69:12• 12Hablaban contra mí los que se sentaban á la puerta, Y me zaherían en las canciones de los bebederos de sidra. (Sal. 69:12)
;
Sal. 74:22• 22Levántate, oh Dios, aboga tu causa: Acuérdate de cómo el insensato te injuria cada día. (Sal. 74:22)
;
Is. 49:7• 7Así ha dicho Jehová, Redentor de Israel, el Santo suyo, al menospreciado de alma, al abominado de las gentes, al siervo de los tiranos. Verán reyes, y levantaránse príncipes, y adorarán por Jehová; porque fiel es el Santo de Israel, el cual te escogió. (Is. 49:7)
;
Is. 50:6• 6Dí mi cuerpo á los heridores, y mis mejillas á los que me mesaban el cabello: no escondí mi rostro de las injurias y esputos. (Is. 50:6)
;
Is. 52:14• 14Como se pasmaron de ti muchos, en tanta manera fué desfigurado de los hombres su parecer; y su hermosura más que la de los hijos de los hombres. (Is. 52:14)
;
Is. 53:1‑3• 1¿Quién ha creído á nuestro anuncio? ¿y sobre quién se ha manifestado el brazo de Jehová?
2Y subirá cual renuevo delante de él, y como raíz de tierra seca: no hay parecer en él, ni hermosura: verlo hemos, mas sin atractivo para que le deseemos.
3Despreciado y desechado entre los hombres, varón de dolores, experimentado en quebranto: y como que escondimos de él el rostro, fué menospreciado, y no lo estimamos.
(Is. 53:1‑3)
;
Zac. 11:13• 13Y díjome Jehová: Echalo al tesorero, hermoso precio con que me han apreciado. Y tomé las treinta piezas de plata, y echélas en la casa de Jehová al tesorero. (Zac. 11:13)
;
Lc. 23:11,39• 11Mas Herodes con su corte le menospreció, y escarneció, vistiéndole de una ropa rica; y volvióle á enviar á Pilato.
39Y uno de los malhechores que estaban colgados, le injuriaba, diciendo: Si tú eres el Cristo, sálvate á ti mismo y á nosotros.
(Lc. 23:11,39)
;
Fil. 2:7‑8• 7Sin embargo, se anonadó á sí mismo, tomando forma de siervo, hecho semejante á los hombres;
8Y hallado en la condición como hombre, se humilló á sí mismo, hecho obediente hasta la muerte, y muerte de cruz.
(Fil. 2:7‑8)
 God had not failed to supply them with a testimony according to the spirit and power of Elias; and they had ill-treated him as they listed. It was written that the Son of Man should suffer before His glory, as truly as that Elias should come. (Mark 9 by J.N. Darby)

J. N. Darby Translation

+
12
And he answering said to them, Elias indeed, having first come, restores all things; and how is it written of the Son of man that he must suffer much, and be set at nought:

W. Kelly Translation

+
12
And he answering, told them, Elias indeed, having come first, restoreth all things; and how it is written of the Son of man, that he must suffer much and be set at nought.