2 Co. 11:29 KJV (With Strong’s)

+
29
Who
tis (Greek #5101)
an interrogative pronoun, who, which or what (in direct or indirect questions)
KJV usage: every man, how (much), + no(-ne, thing), what (manner, thing), where (-by, -fore, -of, -unto, - with, -withal), whether, which, who(-m, -se), why.
Pronounce: tis
Origin: probably emphatic of 5100
c is weak
astheneo (Greek #770)
to be feeble (in any sense)
KJV usage: be diseased, impotent folk (man), (be) sick, (be, be made) weak.
Pronounce: as-then-eh'-o
Origin: from 772
, and
kai (Greek #2532)
and, also, even, so then, too, etc.; often used in connection (or composition) with other particles or small words
KJV usage: and, also, both, but, even, for, if, or, so, that, then, therefore, when, yet.
Pronounce: kahee
Origin: apparently, a primary particle, having a copulative and sometimes also a cumulative force
I am
astheneo (Greek #770)
to be feeble (in any sense)
KJV usage: be diseased, impotent folk (man), (be) sick, (be, be made) weak.
Pronounce: as-then-eh'-o
Origin: from 772
not
ou (Greek #3756)
the absolute negative (compare 3361) adverb; no or not
KJV usage: + long, nay, neither, never, no (X man), none, (can-)not, + nothing, + special, un(-worthy), when, + without, + yet but. See also 3364, 3372.
Pronounce: oo
Origin: οὐκ (ook), and (before an aspirate) οὐχ (ookh) a primary word
weak
astheneo (Greek #770)
to be feeble (in any sense)
KJV usage: be diseased, impotent folk (man), (be) sick, (be, be made) weak.
Pronounce: as-then-eh'-o
Origin: from 772
? who
tis (Greek #5101)
an interrogative pronoun, who, which or what (in direct or indirect questions)
KJV usage: every man, how (much), + no(-ne, thing), what (manner, thing), where (-by, -fore, -of, -unto, - with, -withal), whether, which, who(-m, -se), why.
Pronounce: tis
Origin: probably emphatic of 5100
is offended
skandalizo (Greek #4624)
to entrap, i.e. trip up (figuratively, stumble (transitively) or entice to sin, apostasy or displeasure)
KJV usage: (make to) offend.
Pronounce: skan-dal-id'-zo
Origin: from 4625
, and
kai (Greek #2532)
and, also, even, so then, too, etc.; often used in connection (or composition) with other particles or small words
KJV usage: and, also, both, but, even, for, if, or, so, that, then, therefore, when, yet.
Pronounce: kahee
Origin: apparently, a primary particle, having a copulative and sometimes also a cumulative force
I
ego (Greek #1473)
a primary pronoun of the first person I (only expressed when emphatic)
KJV usage: I, me. For the other cases and the plural see 1691, 1698, 1700, 2248, 2249, 2254, 2257, etc.
Pronounce: eg-o'
burn
puroo (Greek #4448)
to kindle, i.e. (passively) to be ignited, glow (literally), be refined (by implication), or (figuratively) to be inflamed (with anger, grief, lust)
KJV usage: burn, fiery, be on fire, try.
Pronounce: poo-ro'-o
Origin: from 4442
not
ou (Greek #3756)
the absolute negative (compare 3361) adverb; no or not
KJV usage: + long, nay, neither, never, no (X man), none, (can-)not, + nothing, + special, un(-worthy), when, + without, + yet but. See also 3364, 3372.
Pronounce: oo
Origin: οὐκ (ook), and (before an aspirate) οὐχ (ookh) a primary word
?

Cross References

+

Ministry on This Verse

+
is weak.
2 Co. 2:4‑5• 4Porque por la mucha tribulación y angustia del corazón os escribí con muchas lágrimas; no para que fueseis contristados, mas para que supieseis cuánto más amor tengo para con vosotros.
5Que si alguno me contristó, no me contristó á mí, sino en parte, por no cargaros, á todos vosotros.
(2 Co. 2:4‑5)
;
2 Co. 7:5‑6• 5Porque aun cuando vinimos á Macedonia, ningún reposo tuvo nuestra carne; antes, en todo fuimos atribulados: de fuera, cuestiones; de dentro, temores.
6Mas Dios, que consuela á los humildes, nos consoló con la venida de Tito:
(2 Co. 7:5‑6)
;
2 Co. 13:9• 9Por lo cual nos gozamos que seamos nosotros flacos, y que vosotros estéis fuertes; y aun deseamos vuestra perfección. (2 Co. 13:9)
;
Esd. 9:1‑3• 1Y acabadas estas cosas, los príncipes se llegaron á mí, diciendo: El pueblo de Israel, y los sacerdotes y levitas, no se han apartado de los pueblos de las tierras, de los Cananeos, Hetheos, Pherezeos, Jebuseos, Ammonitas, y Moabitas, Egipcios, y Amorrheos, haciendo conforme á sus abominaciones.
2Porque han tomado de sus hijas para sí y para sus hijos, y la simiente santa ha sido mezclada con los pueblos de las tierras; y la mano de los príncipes y de los gobernadores ha sido la primera en esta prevaricación.
3Lo cual oyendo yo, rasgué mi vestido y mi manto, y arranqué de los cabellos de mi cabeza y de mi barba, y sentéme atónito.
(Esd. 9:1‑3)
;
Ro. 12:15• 15Gozaos con los que se gozan: llorad con los que lloran. (Ro. 12:15)
;
Ro. 15:1• 1Así que, los que somos más firmes debemos sobrellevar las flaquezas de los flacos, y no agradarnos á nosotros mismos. (Ro. 15:1)
;
1 Co. 8:13• 13Por lo cual, si la comida es á mi hermano ocasión de caer, jamás comeré carne por no escandalizar á mi hermano. (1 Co. 8:13)
;
1 Co. 9:22• 22Me he hecho á los flacos flaco, por ganar á los flacos: á todos me he hecho todo, para que de todo punto salve á algunos. (1 Co. 9:22)
;
1 Co. 12:26• 26Por manera que si un miembro padece, todos los miembros á una se duelen; y si un miembro es honrado, todos los miembros á una se gozan. (1 Co. 12:26)
;
Gá. 6:2• 2Sobrellevad los unos las cargas de los otros; y cumplid así la ley de Cristo. (Gá. 6:2)
;
1 Ts. 3:5‑8• 5Por lo cual, también yo, no esperando más, he enviado á reconocer vuestra fe, no sea que os haya tentado el tentador, y que nuestro trabajo haya sido en vano.
6Empero volviendo de vosotros á nosotros Timoteo, y haciéndonos saber vuestra fe y caridad, y que siempre tenéis buena memoria de nosotros, deseando vernos, como también nosotros á vosotros,
7En ello, hermanos, recibimos consolación de vosotros en toda nuestra necesidad y aflicción por causa de vuestra fe:
8Porque ahora vivimos, si vosotros estáis firmes en el Señor.
(1 Ts. 3:5‑8)
and I burn.
2 Co. 11:13‑15• 13Porque éstos son falsos apóstoles, obreros fraudulentos, trasfigurándose en apóstoles de Cristo.
14Y no es maravilla, porque el mismo Satanás se transfigura en ángel de luz.
15Así que, no es mucho si también sus ministros se transfiguran como ministros de justicia; cuyo fin será conforme á sus obras.
(2 Co. 11:13‑15)
;
Nm. 25:6‑11• 6Y he aquí un varón de los hijos de Israel vino y trajo una Madianita á sus hermanos, á ojos de Moisés y de toda la congregación de los hijos de Israel, llorando ellos á la puerta del tabernáculo del testimonio.
7Y viólo Phinees, hijo de Eleazar, hijo de Aarón el sacerdote, y levantóse de en medio de la congregación, y tomó una lanza en su mano:
8Y fué tras el varón de Israel á la tienda, y alanceólos á ambos, al varón de Israel, y á la mujer por su vientre. Y cesó la mortandad de los hijos de Israel.
9Y murieron de aquella mortandad veinte y cuatro mil.
10Entonces Jehová habló á Moisés, diciendo:
11Phinees, hijo de Eleazar, hijo de Aarón el sacerdote, ha hecho tornar mi furor de los hijos de Israel, llevado de celo entre ellos: por lo cual yo no he consumido en mi celo á los hijos de Israel.
(Nm. 25:6‑11)
;
Neh. 5:6‑13• 6Y enojéme en gran manera cuando oí su clamor y estas palabras.
7Medité lo entonces para conmigo, y reprendí á los principales y á los magistrados, y díjeles: ¿Tomáiscada uno usura de vuestros hermanos? Y convoqué contra ellos una grande junta.
8Y díjeles: Nosotros rescatamos á nuestros hermanos Judíos que habían sido vendidos á las gentes, conforme á la facultad que había en nosotros: ¿y vosotros aun vendéis á vuestros hermanos, y serán vendidos á nosotros? Y callaron, que no tuvieron qué responder.
9Y dije: No es bien lo que hacéis, ¿no andaréis en temor de nuestro Dios, por no ser el oprobio de las gentes enemigas nuestras?
10También yo, y mis hermanos, y mis criados, les hemos prestado dinero y grano: relevémosles ahora de este gravamen.
11Ruégoos que les devolváis hoy sus tierras, sus viñas, sus olivares, y sus casas, y la centésima parte del dinero y grano, del vino y del aceite que demandáis de ellos.
12Y dijeron: Devolveremos, y nada les demandaremos; haremos así como tú dices. Entonces convoqué los sacerdotes, y juramentélos que harían conforme á esto.
13Además sacudí mi vestido, y dije: Así sacuda Dios de su casa y de su trabajo á todo hombre que no cumpliere esto, y así sea sacudido y vacío. Y respondió toda la congregación: -Amén! Y alabaron á Jehová. Y el pueblo hizo conforme á esto.
(Neh. 5:6‑13)
;
Neh. 13:15‑20,23‑25• 15En aquellos días ví en Judá algunos que pisaban en lagares el sábado, y que acarreaban haces, y cargaban asnos con vino, y también de uvas, de higos, y toda suerte de carga, y traían á Jerusalem en día de sábado; y protesté les acerca del día que vendían el mantenimiento.
16También estaban en ella Tirios que traían pescado y toda mercadería, y vendían en sábado á los hijos de Judá en Jerusalem.
17Y reprendí á los señores de Judá, y díjeles: ¿Qué mala cosa es esta que vosotros hacéis, profanando así el día del sábado?
18¿No hicieron así vuestros padres, y trajo nuestro Dios sobre nosotros todo este mal, y sobre esta ciudad? ¿Y vosotros añadís ira sobre Israel profanando el sábado?
19Sucedió pues, que cuando iba oscureciendo á las puertas de Jerusalem antes del sábado, dije que se cerrasen las puertas, y ordené que no las abriesen hasta después del sábado; y puse á las puertas algunos de mis criados, para que en día de sábado no entrasen carga.
20Y quedáronse fuera de Jerusalem una y dos veces los negociantes, y los que vendían toda especie de mercancía.
23Ví asimismo en aquellos días Judíos que habían tomado mujeres de Asdod, Ammonitas, y Moabitas:
24Y sus hijos la mitad hablaban asdod, y conforme á la lengua de cada pueblo; que no sabían hablar judaico.
25Y reñí con ellos, y maldíjelos, y herí algunos de ellos, y arranquéles los cabellos, y juramentélos, diciendo: No daréis vuestras hijas á sus hijos, y no tomaréis de sus hijas para vuestros hijos, ó para vosotros.
(Neh. 13:15‑20,23‑25)
;
Jn. 2:17• 17Entonces se acordaron sus discípulos que está escrito: El celo de tu casa me comió. (Jn. 2:17)
;
1 Co. 5:1‑5• 1De cierto se oye que hay entre vosotros fornicación, y tal fornicación cual ni aun se nombra entre los Gentiles; tanto que alguno tenga la mujer de su padre.
2Y vosotros estáis hinchados, y no más bien tuvisteis duelo, para que fuese quitado de en medio de vosotros el que hizo tal obra.
3Y ciertamente, como ausente con el cuerpo, mas presente en espíritu, ya como presente he juzgado al que esto así ha cometido:
4En el nombre del Señor nuestro Jesucristo, juntados vosotros y mi espíritu, con la facultad de nuestro Señor Jesucristo,
5El tal sea entregado á Satanás para muerte de la carne, porque el espíritu sea salvo en el día del Señor Jesús.
(1 Co. 5:1‑5)
;
1 Co. 6:5‑7,15‑18• 5Para avergonzaros lo digo. ¿Pues qué, no hay entre vosotros sabio, ni aun uno que pueda juzgar entre sus hermanos;
6Sino que el hermano con el hermano pleitea en juicio, y esto ante los infieles?
7Así que, por cierto es ya una falta en vosotros que tengáis pleitos entre vosotros mismos. ¿Por qué no sufrís antes la injuria? ¿por qué no sufrís antes ser defraudados?
15¿No sabéis que vuestros cuerpos son miembros de Cristo? ¿Quitaré pues los miembros de Cristo, y los haré miembros de una ramera? Lejos sea.
16¿O no sabéis que el que se junta con una ramera, es hecho con ella un cuerpo? porque serán, dice, los dos en una carne.
17Empero el que se junta con el Señor, un espíritu es.
18Huid la fornicación. Cualquier otro pecado que el hombre hiciere, fuera del cuerpo es; mas el que fornica, contra su propio cuerpo peca.
(1 Co. 6:5‑7,15‑18)
;
1 Co. 11:22• 22Pues qué, ¿no tenéis casas en que comáis y bebáis? ¿ó menospreciáis la iglesia de Dios, y avergonzáis á los que no tienen? ¿Qué os diré? ¿os alabaré? En esto no os alabo. (1 Co. 11:22)
;
1 Co. 15:12‑34,36• 12Y si Cristo es predicado que resucitó de los muertos ¿cómo dicen algunos entre vosotros que no hay resurrección de muertos?
13Porque si no hay resurrección de muertos, Cristo tampoco resucitó:
14Y si Cristo no resucitó, vana es entonces nuestra predicación, vana es también vuestra fe.
15Y aun somos hallados falsos testigos de Dios; porque hemos testificado de Dios que él haya levantado á Cristo; al cual no levantó, si en verdad los muertos no resucitan.
16Porque si los muertos no resucitan, tampoco Cristo resucitó.
17Y si Cristo no resucitó, vuestra fe es vana; aun estáis en vuestros pecados.
18Entonces también los que durmieron en Cristo son perdidos.
19Si en esta vida solamente esperamos en Cristo, los más miserables somos de todos los hombres.
20Mas ahora Cristo ha resucitado de los muertos; primicias de los que durmieron es hecho.
21Porque por cuanto la muerte entró por un hombre, también por un hombre la resurrección de los muertos.
22Porque así como en Adam todos mueren, así también en Cristo todos serán vivificados.
23Mas cada uno en su orden: Cristo las primicias; luego los que son de Cristo, en su venida.
24Luego el fin; cuando entregará el reino á Dios y al Padre, cuando habrá quitado todo imperio, y toda potencia y potestad.
25Porque es menester que él reine, hasta poner á todos sus enemigos debajo de sus pies.
26Y el postrer enemigo que será deshecho, será la muerte.
27Porque todas las cosas sujetó debajo de sus pies. Y cuando dice: Todas las cosas son sujetadas á él, claro está exceptuado aquel que sujetó á él todas las cosas.
28Mas luego que todas las cosas le fueren sujetas, entonces también el mismo Hijo se sujetará al que le sujetó á él todas las cosas, para que Dios sea todas las cosas en todos.
29De otro modo, ¿qué harán los que se bautizan por los muertos, si en ninguna manera los muertos resucitan? ¿Por qué pues se bautizan por los muertos?
30¿Y por qué nosotros peligramos á toda hora?
31Sí, por la gloria que en orden á vosotros tengo en Cristo Jesús Señor nuestro, cada día muero.
32Si como hombre batallé en Efeso contra las bestias, ¿qué me aprovecha? Si los muertos no resucitan, comamos y bebamos, que mañana moriremos.
33No erréis: las malas conversaciones corrompen las buenas costumbres.
34Velad debidamente, y no pequéis; porque algunos no conocen á Dios: para vergüenza vuestra hablo.
36Necio, lo que tú siembras no se vivifica, si no muriere antes.
(1 Co. 15:12‑34,36)
;
Gá. 1:7‑10• 7No que hay otro, sino que hay algunos que os inquietan, y quieren pervertir el evangelio de Cristo.
8Mas aun si nosotros ó un ángel del cielo os anunciare otro evangelio del que os hemos anunciado, sea anatema.
9Como antes hemos dicho, también ahora decimos otra vez: Si alguno os anunciare otro evangelio del que habéis recibido, sea anatema.
10Porque, ¿persuado yo ahora á hombres ó á Dios? ¿ó busco de agradar á hombres? Cierto, que si todavía agradara á los hombres, no sería siervo de Cristo.
(Gá. 1:7‑10)
;
Gá. 2:4‑6,14• 4Y eso por causa de los falsos hermanos, que se entraban secretamente para espiar nuestra libertad que tenemos en Cristo Jesús, para ponernos en servidumbre;
5A los cuales ni aun por una hora cedimos sujetándonos, para que la verdad del evangelio permaneciese con vosotros.
6Empero de aquellos que parecían ser algo (cuáles hayan sido algún tiempo, no tengo que ver; Dios no acepta apariencia de hombre), á mí ciertamente los que parecían ser algo, nada me dieron.
14Mas cuando vi que no andaban derechamente conforme á la verdad del evangelio, dije á Pedro delante de todos: Si tú, siendo Judío, vives como los Gentiles y no como Judío, ¿por qué constriñes á los Gentiles á judaizar?
(Gá. 2:4‑6,14)
;
Gá. 3:1‑3• 1¡Oh Gálatas insensatos! ¿quién os fascinó, para no obedecer á la verdad, ante cuyos ojos Jesucristo fué ya descrito como crucificado entre vosotros?
2Esto solo quiero saber de vosotros: ¿Recibisteis el Espíritu por las obras de la ley, ó por el oir de la fe?
3¿Tan necios sois? ¿habiendo comenzado por el Espíritu, ahora os perfeccionáis por la carne?
(Gá. 3:1‑3)
;
Gá. 4:8‑20• 8Antes, en otro tiempo, no conociendo á Dios, servíais á los que por naturaleza no son dioses:
9Mas ahora, habiendo conocido á Dios, ó más bien, siendo conocidos de Dios, ¿ cómo os volvéis de nuevo á los flacos y pobres rudimentos, en los cuales queréis volver á servir?
10Guardáis los días, y los meses, y los tiempos, y los años.
11Temo de vosotros, que no haya trabajado en vano en vosotros.
12Hermanos, os ruego, sed como yo, porque yo soy como vosotros: ningún agravio me habéis hecho.
13Que vosotros sabéis que por flaqueza de carne os anuncié el evangelio al principio:
14Y no desechasteis ni menospreciasteis mi tentación que estaba en mi carne: antes me recibisteis como á un ángel de Dios, como á Cristo Jesús.
15¿Dónde está pues vuestra bienaventuranza? porque yo os doy testimonio que si se pudiera hacer, os hubierais sacado vuestros ojos para dármelos.
16¿Heme pues hecho vuestro enemigo, diciéndoos la verdad?
17Tienen celos de vosotros, pero no bien: antes os quieren echar fuera para que vosotros los celéis á ellos.
18Bueno es ser celosos en bien siempre; y no solamente cuando estoy presente con vosotros.
19Hijitos míos, que vuelvo otra vez á estar de parto de vosotros, hasta que Cristo sea formado en vosotros;
20Querría cierto estar ahora con vosotros, y mudar mi voz; porque estoy perplejo en cuanto á vosotros.
(Gá. 4:8‑20)
;
Gá. 5:2‑4• 2He aquí yo Pablo os digo, que si os circuncidareis, Cristo no os aprovechará nada.
3Y otra vez vuelvo á protestar á todo hombre que se circuncidare, que está obligado á hacer toda la ley.
4Vacíos sois de Cristo los que por la ley os justificáis; de la gracia habéis caído.
(Gá. 5:2‑4)
;
2 Jn. 10‑11• 10Si alguno viene á vosotros, y no trae esta doctrina, no lo recibáis en casa, ni le digáis: bienvenido!
11Porque el que le dice bienvenido, comunica con sus malas obras.
(2 Jn. 10‑11)
;
Jud. 3‑4• 3Amados, por la gran solicitud que tenía de escribiros de la común salud, me ha sido necesario escribiros amonestándoos que contendáis eficazmente por la fe que ha sido una vez dada á los santos.
4Porque algunos hombres han entrado encubiertamente, los cuales desde antes habían estado ordenados para esta condenación, hombres impíos, convirtiendo la gracia de nuestro Dios en disolución, y negando á Dios que solo es el que tiene dominio, y á nuestro Señor Jesucristo.
(Jud. 3‑4)
;
Ap. 2:2,20• 2Yo sé tus obras, y tu trabajo y paciencia; y que tú no puedes sufrir los malos, y has probado á los que se dicen ser apóstoles, y no lo son, y los has hallado mentirosos;
20Mas tengo unas pocas cosas contra ti: porque permites aquella mujer Jezabel (que se dice profetisa) enseñar, y engañar á mis siervos, á fornicar, y á comer cosas ofrecidas á los ídolos.
(Ap. 2:2,20)
;
Ap. 3:15‑18• 15Yo conozco tus obras, que ni eres frío, ni caliente. Ojalá fueses frío, ó caliente!
16Mas porque eres tibio, y no frío ni caliente, te vomitaré de mi boca.
17Porque tú dices: Yo soy rico, y estoy enriquecido, y no tengo necesidad de ninguna cosa; y no conoces que tú eres un cuitado y miserable y pobre y ciego y desnudo;
18Yo te amonesto que de mí compres oro afinado en fuego, para que seas hecho rico, y seas vestido de vestiduras blancas, para que no se descubra la vergüenza de tu desnudez; y unge tus ojos con colirio, para que veas.
(Ap. 3:15‑18)
 If any one was stumbled by the unworthy bearing of others, his soul was on fire, filled with love for Christ and the saints, and abhorring selfishness and party with thorough hatred. (Notes on 2 Corinthians 11:22-33 by W. Kelly)

J. N. Darby Translation

+
29
Who is weak, and I am not weak? Who is stumbled, and I burn not?

W. Kelly Translation

+
29
Who is weak, and I am not weak? Who is stumbled, and I burn not?